Un lugar cargado de cuentos
Foto: Gentileza.

Desde hace 10 años, Fausto Cultural lleva a los niños a explorar mundos mágicos a través de Cuentacuentos. La institución, con más de dos décadas en la comercialización y edición de textos infantiles, busca que este público abrace la cultura con el juego y la lectura, como herramientas. En su sede (Eligio Ayala 1060 entre Brasil y EE. UU.), los próximos sábados 2 y 16 de diciembre, habrá otras entregas del habitual espacio. La Agendita te comenta más sobre esta iniciativa.

También, en Fausto Cultural, los niños tienen la posibilidad de entretenerse con juegos didácticos.

Desde su fundación, hace 20 años atrás, Fausto Cultural tuvo como misión principal cultivar el conocimiento de los más pequeños. Ese es el camino que sigue hasta hoy. Así fue como, en el 2007, Nilda Díaz de García, directora de Fausto Cultural, dio inicio a Cuentacuentos, una innovadora planteamiento para impulsar la inteligencia infantil, a través de juegos didácticos y relatos de historias. “Cuando empecé, yo hacía lectura de cuentos, algo frecuente hoy; que consiste tomar el libro de cuentos y leer para los niños. Nosotros proponemos algo diferente”, dijo inicialmente Rossana Rubiani, profesora de Educación Inicial con seis años de desempeño en la editorial.

Este año, Cuentacuentos de Fausto Cultural cumple la primera década de vida, y La Agendita aborda los orígenes de este espacio libre y gratuito para fomentar el desarrollo cognitivo de los niños.  “Hay que permitirle tocar y descubrir el libro; ayuda a potenciar sus sentidos y creatividad. El chico que lee será una persona creativa”, explicó Rubiani, con quien colaboran Leticia Rubiani e Isabel Soloaga.

Una historia
Rossana es maestra desde hace 27 años y algo que admira mucho de Fausto Cultural es que la iniciativa de Cuentacuentos nació a raíz de la carencia de un ámbito donde los más pequeños puedan hacer algo diferente. “Acá, en el Paraguay, salir es sinónimo ‘de casar al niño’ con una cadena de comida rápida. Hay personas que quieren algo distinto para su hijo, algo capaz de estimular su inteligencia y divertirle a la vez”, resaltó.
Rossana señaló que la directora de Fausto Cultural recorrió ferias de libros de diferentes países y fue constatando la presencia de un cuentacuentos en cada librería, muestra y evento cultural. “Trajo esa propuesta al Paraguay, se la propuso a Laura Ferreira, una eminencia en narración, y empezaron a desarrollar la idea”.
La parvularia, con 27 años en el ejercicio profesional en centros educativos, refirió que no solo abordan la lectura de cuentos; también efectúan actividades dinámicas. “Tratamos de variar para que los participantes no se aburran”, sostuvo.

El objetivos de Fausto Cultura es aportar en la educación de los niños.

Diversión creativa
La metodología implementada está enfocada en la intervención de elementos, como títeres, disfraces o cuentos cantados. “También, hacemos ‘cuentos pinsados’, algo que inventé; voy sacando la silueta del personaje de la historia e interactúa con los chicos”, afirmó Rubiani.
Para Rossana, si a la lectura la acompañan imágenes, un niño se divierte y sorprende; y habló de la importancia de la música al lado del cuentacuentos.  “Desde este año, el profesor Óscar Cabrera hace la musicalización de las historias, pone la melodía, los sonidos de suspenso o las onomatopeyas. Eso logra que el relato les llegue más”, acotó.
Rubiani remarcó el valor de los cuentacuentos y recomendó evitar el uso descontrolado de la tecnología para tranquilizar la ansiedad de los chicos. “Las mamás dan a los hijos un celular o computadoras, y ellos solo observan videos”, ejemplificó.
La encargada de los relatos de Fausto Cultural lamentó que los padres no fabulen para los suyos, como tiempo atrás. “Contarle una historia al pequeño, mirándolo a los ojos, y modificar la voz para que sea atrapante es algo que se perdió. Los menores están muy tecnologizados y deshumanizados; ya no hay ese contacto. Eso queremos rescatar en Fausto”, argumentó Rubiani.
En el patio de la casa editorial, los niños encuentran acciones lúdicas dirigidas y se entretienen jugando a la ronda, con “Un, dos, tres: ¡miro!”, “Pasará-pasará”, entre otras variantes. “Ellos descubren estas propuesta y quedan fascinados. Así, les revelamos que esos juegos también eran los de sus papás”, describió Rossana.

Dos sábados en Fausto
Ellos están de vacaciones, y en respuesta eso Fausto Cultural prepara otros Cuentacuentos con énfasis en navideño, para los sábados 2 y 16 de diciembre. En tal contexto, los pequeñitos escucharán historias, harán manualidades con motivos de temporada y entonarán villancicos. Ambas citas, orientadas a participantes desde los dos años de edad en compañía de los padres, no tienen costo alguno, son a las 10:00 a 11:30, e incluyen refrigerios y materiales didácticos. Para más informaciones, comunicarse con los teléfonos (021) 221-996/7.

 

Deja un comentario

Su cuenta de eMail no sera revelada.